Caracterización biogeográfica

De Patrimonio Alimentario
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

El territorio que hoy llamamos Ecuador presenta unas características geográficas muy especiales. Son varios los factores que brindan esta singularidad al país.

En primer lugar, se encuentra en plena línea ecuatorial, por lo que tiende a temperaturas calurosas. Pero la cordillera andina rompe la monotonía tropical para crear cientos de pequeños valles con climas propios. Además, frente a sus costas se encuentran dos gigantescas corrientes oceánicas: la antártica de Humboldt, que trae el frío y una abundancia de recursos oceánicos, y la tropical de El Niño, que trae el calor y una abundancia en recursos de litoral. El choque de estas corrientes genera microclimas muy peculiares; de hecho, divide a la zona costera en una región más húmeda al norte, parte del ecosistema húmedo del Chocó, y otra más seca desde Manabí hacia el sur, de bosque seco. En la sierra, como se conoce a la región montañosa formada por las dos cordilleras y sus valles interandinos, se da un fenómeno similar. Los andes del norte y centrales, desde Carchi hasta Chimborazo, son jóvenes, de alto volcanismo y tierras fértiles; los andes del sur, de Cañar a Loja, son montañas más viejas, de suelos más pobres, arcillosos o arenosos.

Ascendiendo hacia las cimas, los templados valles interandinos dan paso a los páramos y luego al frío ártico de las nieves perpetuas. Descendiendo por los flancos andinos hacia las planicies tropicales, hay un mosaico de valles subtropicales y laderas boscosas donde se puede encontrar de todo: desde extremadamente húmedos como los bosques nublados, hasta muy secos como los del sur de Loja.

Las islas Galápagos tienen su diversidad climática propia, influenciada por las mismas corrientes que permitieron la llegada de pingüinos desde la Antártida y de iguanas de las zonas tropicales; en las islas hay paisajes desérticos en las costas y bosques húmedos en las zonas altas. Siendo el archipiélago de origen volcánico, la totalidad de sus suelos tienen ese origen geológico. En las partes bajas, tales como llanuras costeras y playas, predomina un paisaje de rocas salpicado aquí y allá con cactáceas y otras especies vegetales adaptadas a condiciones de sequía. A medida que se asciende hacia las cimas volcánicas, la humedad concentrada por la altura permita la existencia de bosques más frondosos, siempreverdes, en algunas zonas con un elevado nivel de humedad. En estas zonas altas la humedad y los minerales volcánicos han permitido al ecosistema desarrollar suelos fértiles.

En el pequeño territorio que ocupa el Ecuador se presentan casi todos los climas del planeta. En el sistema de clasificación biogeográfica más aceptado en la actualidad para el país se describen 71 formaciones botánicas, o tipos de ecosistema, divididas entre las 4 grandes regiones naturales: Amazonía, Sierra, Costa y Galápagos. (Sierra, 1999). La conjunción de estos factores provoca una enorme biodiversidad. El Ecuador posee un elevado número de especies de palmas (137 especies), orquídeas (4.300 especies), peces (1.700 especies), mamíferos (400 especies). Tiene el récord mundial en mariposas (4.000 especies), ranas y sapos (527 especies) y aves (más de 1.600 especies). (García, Parra y Mena, 2014). La diversidad total de plantas vasculares sobrepasa las 17.000 especies, de las cuales 4.000 son endémicas, es decir existen solamente en este país (De la Torre et al, 2008).

Debido a esta mega diversidad biológica, las poblaciones del Ecuador han tenido acceso históricamente a una enorme diversidad de recursos silvestres, tanto para su uso inmediato como para su domesticación. El número de especies vegetales que tienen usos conocidos en el país asciende a 5.172 (De la Torre et al, 2008).

Esta extraordinaria variabilidad climática y biológica tuvo a su vez inevitables efectos en las poblaciones humanas que se han asentado en el Ecuador desde la prehistoria, creando a su vez una diversidad cultural inusual para un territorio tan pequeño. A la base nativa u originaria, los diversos grupos humanos que llegaron a lo largo de la historia han aportado cada uno con su propia cultura alimentaria, construyendo poco a poco un mosaico de cocinas regionales con distintas influencias regionales y mundiales.